top of page

Abril

En abril, la primavera está con todo y este mes se puede apreciar con mayor intensidad el cambio de temporada en el que la tierra ha despertado. Llegan las frutas tropicales y frescas, también encontramos que los vegetales verdes y hortalizas están en su punto.

En esta temporada es súper importante ponerle especial atención a nuestro hígado para darle un refresh y prepararlo para el resto del año; los alimentos amargos nos ayudan a propiciar su buen funcionamiento. Este mes encontraremos: alcachofa, cilantro, pepino, arúgula, espinaca, berros, limón, así como plantas silvestres como el diente de león y romero.

Artichoke

Alcachofa

Un estudio de 2006 publicado en el American Journal of Clinical Nutrition reveló que la alcachofa es uno de los alimentos más ricos en antioxidantes por ración, después de las moras, las nueces y las fresas. De hecho, es el vegetal más rico en fitonutrientes de todos los vegetales estudiados. La cinarina es uno de esos fitonutrientes que se encuentran en las hojas de la planta de alcachofa y se ha estudiado por su potencial para reducir el colesterol en sangre. También se ha investigado por su capacidad para estimular el flujo de bilis desde el hígado y la vesícula biliar, potencialmente como tratamiento para los cálculos biliares.
Para prepararlas, remoja brevemente las alcachofas en agua tibia con una cucharadita de sal o vinagre para ayudar a eliminar los insectos o el polvo atrapados. Asegúrate de que las alcachofas estén completamente cubiertas de agua, luego abre suavemente las hojas para sacar cualquier residuo no deseado. La forma de cortar y preparar una alcachofa depende de cómo te guste comerla. Muchas la cocinan entera hasta que esté completamente tierna, hirviéndola, cociéndola al vapor u horneándola. Las alcachofas enteras también se pueden rellenar, a menudo con pan rallado sazonado, entre las capas de hojas. Si lo que buscas es el corazón, opta por las alcachofas "bebés" más pequeñas, que normalmente no tienen hojas más puntiagudas y son mucho más fáciles de recortar. Independientemente del tamaño, si tu objetivo es el corazón y la corona circundante, deberás recortar media pulgada de la parte superior y pelar las hojas más oscuras hasta llegar a las capas más tiernas y de colores más claros. Luego, córtala por la mitad a lo largo (incluido el tallo) y saca rápidamente el interior con una cuchara porque tan pronto como el mecanismo interno se expone al aire, la alcachofa comienza a decolorarse y oxidarse, incluso más rápidamente que una manzana. Puedes colocar la alcachofa recortada en un recipiente con agua con limón para reducir esta decoloración. Combínalas con aceite de oliva, mantequilla, perejil, parmigiano-reggiano, espárragos y poros. Otra forma de prepararlas es en encurtidos y conservar en aceite de oliva. 

cilantro.jpg

Cilantro

Se cree que esta hierba se encuentra entre el primer grupo de plantas domesticadas, que data del sexto milenio. Amado en todo el mundo, tanto el cilantro como su semilla de cilantro seca, son condimentos básicos de innumerables cocinas e históricamente venerados por sus propiedades medicinales. Por supuesto, el cilantro es una hierba básica en la cocina mexicana, presente en la salsa y el guacamole.

Por otro lado, las semillas de cilantro se incluyen en muchas especias caseras. Úsela en adobos de especias para pollo o pescado (junto con un poco de pimentón ahumado, cilantro, sal, azúcar moreno y una pizca de café molido), en curry o en especias para encurtir, muchas de las cuales generalmente incluyen semillas de cilantro. Los boerewors, la salchicha circular de Sudáfrica, se condimentan tradicionalmente con semillas de cilantro. El cilantro cubre las bases de varios nutrientes, incluidos calcio, potasio, hierro, vitaminas A, E y K y folato. Las semillas son considerablemente ricas en fibra: más de dos gramos en dos cucharaditas. Durante milenios, el cilantro y sus semillas se han considerado una maravilla médica holística y se utilizan para tratar diversas dolencias, como la indigestión, la flatulencia y el insomnio. Un estudio de 2004 sugiere que el cilantro puede poseer un antibiótico natural que es eficaz para matar la salmonella. Sus hojas contienen un compuesto antibacteriano llamado dodecanal que se muestra prometedor como alternativa a ciertos antibióticos farmacéuticos. También se ha estudiado como un posible tratamiento para la diabetes. Es desintoxicante natural y agente quelante, eliminando los metales pesados ​​del cuerpo después de la quimioterapia o después de la eliminación de empastes dentales a base de mercurio.

Cucumbers and Dill

Pepino

El pepino es principalmente agua (alrededor del 96 por ciento de agua en peso), sus paredes celulares se rompen rápidamente y convierten la fruta en papilla. Para consumir, éste debe ser firme, sin signos de estar blando ni decolorarse.
Los pepinos cultivados comercialmente están recubiertos con cera o resina de calidad alimentaria para prolongar su vida útil y retener la humedad. El recubrimiento puede ser a base de vegetales, goma laca o petróleo. Cuando vayas de compras, busca etiquetas que indiquen el tipo de cera aplicada, pero la cuestión de la seguridad persiste. Por lo tanto es mejor comprarlos orgánicos y locales. El pepino es sensible a la temperatura: demasiado caliente y se vuelve papilla; demasiado frío se arrugará. Manténlo refrigerado y úsalo dentro de unos días.
Los pepinos se pueden preparar de diversas formas. Para bebida agrega algunos pepinos sin semillas a la licuadora, junto con tus hierbas favoritas. En un caluroso día prueba con jengibre, limón y endulzada con un miel. También son una excelente adición al gazpacho, que se conserva bien en el refrigerador durante días y es una de las mejores cosas para aliviar un día sofocante. Por muy suave que sea, el pepino es un amable compañero de juegos de vinagretas y todo tipo de salsas. Para una cena de último momento puedes hacer los pepinos en rodajas mezclados con aceite de sésamo, salsa de soya, limón, hojuelas de chile y cilantro fresco picado. O sirve con arroz integral y un huevo frito para preparar un plato de arroz rápido. Mézclalo con otros ingredientes de temporada y pescados para hacer ceviche y darle un crunch delicioso.
Mi método de conservación preferido para los pepinos es el encurtido por lactofermentación. 
El pepino es un excelente calmante para la sed. También es rico en lignanos, un tipo de fitoestrógeno con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. (Otras plantas ricas en lignanos son: semillas de lino, semillas de sésamo y salvado de avena).

Tomatillo Plant

Tomate verde

Es originario de México, donde la fruta se ha cultivado durante milenios: se ha documentado evidencia de consumo de tomate ya en el año 900 a. C. en el Valle de Tehuacán de México. Los aztecas fueron probablemente los primeros en domesticar estas pequeñas frutas con cáscara de papel, incluso antes de que aparecieran los primeros tomates. Son un ingrediente indispensable en la comida mexicana. "Miltomatl" es la palabra original náhuatl (azteca) para el tomate verde o tomatillo como lo usan en Oaxaca para describir la fruta.
Para cocinarlos, forra con papel de plata una bandeja para hornear poco profunda. Agrega los tomates a la bandeja para hornear y colócala debajo de una parrilla precalentada. Asa hasta que la piel de los tomatillos se ennegrezca y se ablande, aproximadamente de 4 a 5 minutos, luego dales la vuelta con cuidado y asa durante otros 3 a 4 minutos. Los tomates se pueden comer crudos, pero lo más común es que se tuesten o se cuezan a fuego lento en agua para resaltar su dulzura natural. Los cocineros mexicanos tradicionales suelen asar la fruta en un comal; también se suelen combinar os clásicamente con chiles verdes, sirviendo como un contrapeso agridulce al picante de los pimientos. Su sabor agridulce puede ser una adición interesante a platos clásicos, como en gazpacho de tomatillo, tomate y aguacate. También lo uso mucho crudo en ceviches, pico de gallo y salsas crudas. Su sabor es tan versátil que se pueden utilizar en platos dulces. Combinada frecuentemente con canela, la fruta se utiliza en mermeladas, tartas y pasteles. Hacer chutney es una buena forma de conservarlos. Por último, para conservarlos, puedes congelarlos enteros para usarlos más adelante; se pueden enlatar enteros o incluso hacer una gran cantidad de salsa de tomate verde y envasar.
Los tomates verdes son ricos en pectina natural, perfectos para hacer mermeladas.
Sí pueden ser deliciosos, pero no son muy densos en nutrientes. Tienen bastante vitamina C y son buenas fuentes de vitamina K y niacina, además de zeaxantina y luteína, ambas necesarias para la salud ocular. También son bastante ricos en fibra.

bottom of page